Esquina del Experto
2018-04-27
Los acuerdos comerciales: una herramienta para dinamizar las exportaciones e inversiones
dd

Fuente: Enlaces - Revista de Negocios UTEC

Escrito por: Margarita Ortez

Directora de Administración de Tratados Comerciales, Ministerio de Economía

 

Por medio de las preferencias arancelarias, se establece una reducción gradual y progresiva, en un período de años, de los impuestos aplicables a las mercancías, lo cual permite ingresar alos mercados de los socios comerciales con ventajas competitivas frente a otros países que no gozan de ese beneficio.

Los acuerdos comerciales otorgan certeza jurídica a las relaciones comerciales, poniendo en practica las disciplinas que se incluyen en estos; entre ellas, las reglas de origen, la propiedad intelectual, el comercio de servicios, la inversión, contratación pública y los mecanismos de solución de controversias, por mencionar algunas.


El Salvador inició el proceso de apertura comercial con la negociación de un acuerdo comercial entre México y los países del denominado Triángulo Norte, el cual entró en vigor en el año 2001. Se consolidaron en un solo instrumento los diferentes acuerdos comerciales que la región tenía con México a partir del 2012, dando lugar al tratado único entre este país y Centroamérica.

En el período de 2005 a 2016, las exportaciones a México crecieron en un 64 %, y las importaciones lo hicieron en un 32 %. En materia de inversión, México se ha consolidado como el tercer país con mayor inversión en El Salvador, alcanzando un acumulado de 875.8 millones de dólares.

Otro acuerdo comercial relevante para El Salvador ha sido el Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y los Estados Unidos, conocido como DR-CAFTA (por sus siglas en inglés), el cual entró en vigor en el año 2006. Desde entonces, las exportaciones salvadoreñas se incrementaron en un 41,3 %, pasando de 1.809 millones de dólares, en el año 2005, a 2.557 millones en el 2016. Dos de los sectores que más han aprovechado este acuerdo comercial son el de textiles y el de confección; sin embargo, también destacan otros productos, como el azúcar, café, calzado de cuero, los néctares de frutas, envases plásticos, las frutas congeladas y los productos de panadería.

Estados Unidos continúa siendo la principal fuente de inversión extrajera directa en El Salvador, ya que sus inversiones pasaron de 1.358 millones de dólares, en el año 2005, a 2.517.5 millones en el año 2016. El primer acuerdo comercial asiático fue con Taiwán, y entró en vigor en el año 2008.

 

Las exportaciones aumentaron de 6.1 millones de dólares, en el año 2007, a 50.6 millones en 2017. En este acuerdo se ha logrado mejorar el acceso para diversos productos salvadoreños, entre ellos, el té, el jugo y la jalea a base de noni; miel natural y frutas deshidratadas.


Asimismo, se incrementó la cuota para el azúcar, la cual ascenderá, para el año 2018, a 80 mil toneladas métricas. Por otra parte, el pilar comercial del Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea está vigente desde el año 2013. La oferta exportable salvadoreña a esta región se basa principalmente en productos agroindustriales. Más del 82 % de las exportaciones se concentra en atún, miel, esquejes, hortalizas, café, azúcar y melaza.


Desde la entrada en vigencia del acuerdo comercial con Colombia, en el 2010, las exportaciones a ese mercado aumentaron de 5.1 millones de dólares a 13.2 millones. Los principales productos de exportación son los medicamentos, el azúcar refinado, el atún enlatado, los néctares y las bebidas de sabores, entre otros. Al cierre de 2016, las inversiones de Colombia en el país alcanzaron un valor de 797.66 millones de dólares.


En febrero de 2018, El Salvador, junto con los demás países de Centroamérica, suscribió el Tratado de Libre Comercio con la República de Corea, siendo en el décimo acuerdo comercial firmado. Este abre las posibilidades de incursionar a un mercado con una de las economías más dinámicas del mundo; y contribuye a la diversificación de los mercados de destino para las exportaciones salvadoreñas.


Al revisar, 17 años después de que El Salvador inició su proceso de apertura comercial, encontramos que los resultados son positivos. Las exportaciones han crecido de forma sostenible y se han diversificado los productos y los mercados de destino. De igual manera, el país está recibiendo flujos crecientes de inversión, amparados a la certeza jurídica que ofrecen los acuerdos comerciales. Hacia el futuro, el reto consiste aprovechar mejor esta plataforma de acuerdos comerciales, fortaleciendo a los sectores con mayor potencial de crecimiento y dotándolos de las capacidades para insertarse competitivamente en la economía global con productos y servicios con un mayor valor agregado.

Anuncios
Inscríbete
reg
Actividad mensual
registro socios
reg