Empresas salvadoreñas preocupadas ante una recesión en EE.UU.

La subida en las tasas de interés que anunció el banco central de EE.UU. provocaría una recesión en ese país. Las consecuencias para El Salvador incluyen la disminución de remesas y de las exportaciones.

La economía de Estados Unidos atraviesa un nivel de inflación del 8.6% a mayo, la más alta de los últimos 40 años, lo cual ha causado que la máxima autoridad financiera de ese país, es decir, la Reserva Federal, aumentara las tasas de interés en 0.75%, como una medida para contener el alza de precios.

No obstante, esa medida, más allá de reducir el impacto inflacionario, podría causar otros efectos que pueden negativos para el bolsillo de los estadounidenses, pero también para los salvadoreños, pues economistas advierten que el siguiente escenario es una recesión, es decir, que baja la actividad económica.

Debido a que ese país alberga a poco más de dos millones de salvadoreños, el impacto para el país podría ser directo, debido a que el primer rubro que se vería afectado es el de las remesas familiares, tal como lo señalaron con anterioridad los economistas Luis Membreño y Carlos Acevedo.

Sin embargo, en las áreas de la industria y comercio salvadoreñas también hay preocupación, pues Estados Unidos es el principal destino de las exportaciones de El Salvador.

En este sentido, la directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), Silvia Cuéllar, explica que en términos generales sería el sector de la industria textil el más afectado en caso de una recesión.

“En una crisis como esta (al igual que en la del covid-19) las personas priorizan el comprar alimentos o medicinas; por eso, las exportaciones textiles podrían caer”, señala Cuéllar con respecto a la posible recesión, misma que ocasionaría una disminución en el poder adquisitivo de los que viven en EE.UU.

En ese sentido, para entender el impacto que tendrá esa situación en las exportaciones del país habría que retomar los datos de la Cámara de la Industria Textil, Confección y Zonas Francas de El Salvador (Camtex), los cuales reflejan que entre enero y abril de 2022 la industria textil exportó $953.3 millones, de los cuales el 68% se envió hacia Estados Unidos.

Asimismo, el 39.9% de todas las exportaciones que realiza El Salvador van hacia ese país, lo que le convierte en uno de sus principales socios comerciales.

Las camisas y otros productos de la industria de la maquila y confección son los productos locales más vendidos en el extranjero.

“Un panorama crítico”

Por su parte, el presidente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Agustín Martínez, destaca que la gremial observa un “panorama crítico”, debido a que Estados Unidos, incluso, ya redujo sus perspectivas de crecimiento, por lo que advirtió que en el caso salvadoreño prevén un crecimiento económico de entre 1.6% y 1.9%.

Martínez subraya que siendo Estados Unidos uno de los socios comerciales más importantes, donde van cerca del 40% de las exportaciones, “la recesión afectará a los salvadoreños que trabajan en ese país y por ende las remesas (…) lo que deberíamos estar haciendo es buscando soluciones conjuntas todos, las autoridades y empresarios”.

Con respecto al rol que deberían jugar las autoridades económicas y financieras del país, la directora de Asuntos Técnicos de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), Yesenia Salas, considera que las medidas para contener la inflación que ya está implementando el gobierno salvadoreño, algunas de las cuales consisten en la exoneración de aranceles de importación a ciertos productos de la canasta básica, “serán exitosas en la medida que logre una diversificación del origen de estos productos”.

Asimismo, ante la posible recesión en Estados Unidos y que tendría efectos en el rubro empresarial salvadoreño, Salas agrega que “los empresarios siempre son optimistas e innovadores, sin embargo estos shocks externos son difíciles de maniobrar (…) Esto va a ser importante porque habrá que cuidar el acceso al financiamiento, acumular inventario y más”.

Ven una oportunidad

Pese a que Camarasal, ANEP y Coexport señalan que el sector empresarial del país se mantiene en una situación difícil por la crisis de suministros y los efectos que tendría la recesión de EE.UU. en la economía salvadoreña, aún hay algo positivo entre todo eso.

Según Martínez, estas crisis pueden funcionar como una oportunidad, debido a que Estados Unidos también está implementando una estrategia denominada “nearshoring”, que implica trasladar sus plantas de producción desde países asiáticos a países más cercanos como El Salvador.

Ante esto, Cuéllar destaca que es algo importante debido a que, aunque haya una recesión, la población seguirá consumiendo y necesitando productos que exportan los países centroamericanos.


FUENTE: El Diario de Hoy / https://www.elsalvador.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESES