Exportadores reacomodan cadenas de suministros con países de la región.

La devaluación del euro, el alza del dólar y los problemas logísticos derivados de cierres en China los han empujado a hacer reajustes en el sector.

El Salvador exporta $300 millones al año a Europa. Con el Acuerdo de Asociación, los productores y exportadores esperan duplicar esa cifra. foto edh/archivo

Los exportadores salvadoreños buscan la forma de sacar ventaja en medio de la crisis y lo que para otros países en este momento resulta un desafío, ellos lo están convirtiendo en oportunidad.

Ante la devaluación del euro, la subida del valor del dólar y los problemas logísticos que persisten para traer productos y materias primas de otros países, sobre todo desde Asia, los empresarios están implementando una nueva estrategia para tener abastecidos los mercados a los que venden mercancías «made in El Salvador».

Marvin Melgar, presidente de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport), explicó este martes durante una entrevista televisiva de canal 21 los ajustes que han hecho en el sector.

«Estamos reconfigurando las cadenas de abastecimiento con lugares que sean menos complicados logísticamente», afirmó Melgar.

El dirigente de los exportadores destacó que con todo lo que está pasando en el mundo con la reevaluación del dólar la semana pasada «se están abriendo oportunidades para que podamos reconvertir nuestras cadenas de suministro con países que tienen materia prima y que no están en China, podríamos decir México, Colombia, Chile, incluso Europa, porque con los dólares nuestros vamos a poder comprar más barato en esos mercados».

Desde el año pasado, una crisis en la cadena de distribución ha afectado a muchos países, sobre todo, Estados Unidos. Foto: AFP

Melgar añadió que ese contexto internacional está haciendo que en países latinoamericanos se estén refugiando en el dólar y al hacer negocios con esos países sea una ventaja para los exportadores salvadoreños por tener una economía dolarizada.

Por ejemplo, mencionó el caso de Colombia donde lo que está pasando es que la gente al tener sus ahorros en pesos y ver que se les están devualuando buscan el refugio en el dólar, y como Estados Unidos ha subido las tasas de intereses la gente busca llevar su dinero a ese país o tenerlo en dólares.

«Todo eso es otra ventaja que nos da la economía dolarizada, porque podemos buscar fuentes de abastecimiento para las empresas de lugares más cercanos donde tengamos una complejidad logística menor y donde podamos hacer uso de la fortaleza del dólar», remarcó el presidente de Coexport.

Además reiteró que ante las condiciones internacionales los empresarios están ocupando mayor capital de trabajo para tener inventarios mayores de productos y materias primas.

En ese sentido, Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de Coexport, agregó que «se ha tenido que invertir más, porque no hay peor cosa para un exportador que no tenga los insumos necesarios para producir en tiempo y más para la exportación, porque se tienen fechas y se deben cumplir».

Cuéllar remarcó que una de las consecuencias de no cumplir las fechas de entrega de las mercaderías es que los clientes van a buscar a la competencia porque no pueden quedarse sin su producto.

«El Salvador no produce, es un país industrial en casi un 90%, importamos de todos lados… es fundamental para nosotros tener esos insumos, entonces se paga lo que sea», indicó.

Las exportaciones o ventas de enero a junio suman $3,802 millones, es decir que han crecido un 16.8% respecto al primer semestre de 2021, que equivale a $547 millones más, según el informe que dio a conocer el Banco Central de Reserva (BCR) este lunes.

Solo en junio el país exportó $642 millones y fue el tercer mes con mayor crecimiento en lo que va del año con $87 millones adicionales.

Cuéllar destacó que solo en exportaciones de servicios van a alrededor de $1,000 millones y al sumar las exportaciones de bienes por casi $4,000 millones, la cifra en ventas al exterior se incrementa, por lo que vaticinó que si el panorama sigue como hasta ahora la proyección es llegar a $7,600 millones al final del año.

De hecho, la dirigente estima que en la balanza comercial «estamos casi igual en remesas que en exportaciones».

Sin embargo, tanto Melgar como Cuéllar señalan que han reportado una pérdida de volumen en las exportaciones del 1.1%, pero que esperan que para cierre de año tengan mejores resultados.

«La logística sigue siendo cara; el volumen no sube tanto pero sí el valor como resultado de la inflación, estamos trasladando la inflación hacia afuera», acotó.


FUENTE: El Diario De Hoy / https://www.elsalvador.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ESES