Exportadores salvadoreños se preparan para cumplir ley de la Unión Europea contra la deforestación

La norma obliga a las empresas a garantizar que sus productos no han provocado deforestación ni degradación forestal. La lista incluye café y cacao.

El sector exportador salvadoreño encara un nuevo reto en el comercio con la Unión Europea (UE): cumplir con la ley que les obliga a garantizar que sus productos no han provocado deforestación ni degradación ambiental.

Los productos incluidos en esta nueva norma incluyen el ganado, cacao, café, aceite de palma, soja, madera, el caucho, carbón vegetal, papel impreso, así como productos que contengan o se hayan fabricado con estas materias primas como, por ejemplo, el cuero, el chocolate y muebles, entre otros.

Una nota publicada por el Parlamento Europeo tras la aprobación de la ley indicó que «las empresas solo podrán vender productos en la UE si el proveedor de los mismos ha emitido una declaración de diligencia debida», la cual deberá certificar que el producto no procede de tierras deforestadas ni ha provocado degradación forestal, tampoco de bosques primarios irremplazables, después del 31 de diciembre de 2020.

Silvia Cuéllar, presidenta de la Corporación de Exportadores de El Salvador (COEXPORT), dijo que esta nueva legislación ha puesto en alerta al sector, que tendrá 18 meses para cumplir los requisitos .

«Tenemos que demostrar que la producción que tenemos de estos productos y materias primas no ha sido a costa de la deforestación en los países nuestros (…) y el país importador -léase Europa- no va a comprar ese producto si no es demostrado esto», expresó Cuéllar ayer, durante un foro organizado por la representación de la UE en El Salvador, en el marco del undécimo aniversario del Acuerdo de Asociación entre la UE y Centroamérica.

El primer requisito a demostrar es que los productos estén libres de deforestación, que se han producido de conformidad con la legislación pertinente de El Salvador, y que están sujetos a la declaración de debida diligencia. Otro tema fundamental es la trazabilidad, acotó Cuéllar.

«Debemos presentar información sobre la geolocalización de los lugares donde fueron producidas las materias primas. Lo que nos ocupó en este foro es cómo vamos a cumplir con eso porque tenemos 18 meses para hacerlo», acotó la presidenta de la COEXPORT.

«Lo vemos como una oportunidad porque la deforestación no nos lleva a nada y debemos estar forestando . El café y el cacao es para eso, eso nos da la oportunidad, pero ¿qué está pasando aquí? Cada vez hay menos café», comentó Cuéllar.

«Lo que queremos hacer con los amigos de Centroamérica es hacer que esto sea una oportunidad», coincidió Paolo Garzotti, jefe para América Latina del Servicio de Comercio de la UE.

El embajador de la UE en el país, François Roudié, apuntó que «el café de El Salvador es café de sombra, ¿de dónde proviene la sombra?»; además, especificó que este reglamento aplica a todo el mundo.


FUENTE: El Economista / www.eleconomista.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESES